CHISPAZOS DE VIDA PARA LOS OCIOSOS

Chispas

 

   A pesar de que los ocupantes de estos edificios estamos solos y separados entre sí por los departamentos, podemos decir que nunca nos damos cuenta de ello. Es que todos producimos ruidos, y escuchamos los de los demás. Hace tantos años que nos conocemos que, a veces, incluso nos imaginamos qué estarían haciendo los otros en este momento. Sigue leyendo

Anuncios

PAÑUELOS DE ALEGRÍA

 

Alegría

  Durante una mañana de verano, una mujer que había visto muchos otoños, baila al son de un ritmo brasileño en una esquina posadeña.  Transmite así la alegría de la primavera a los apresurados transeúntes. Con pasos fáciles y pañuelos coloridos atados en la cintura, la malabarista anima su negra vestimenta y la reconocida intersección formada entre las avenidas Bartolomé Mitre y Corrientes. Con su pequeña radio en la mano izquierda, ella sólo danza y, sin proponérselo, siquiera, le ilumina el día a quien escribe estas líneas. Sigue leyendo

ENTRE EXTREMOS

Entre

 

   B es una mayor de edad (tiene veintidós años) a quien no le place muchas de las actividades que sí son apreciadas por el común de los adultos y de los adolescentes que anhelan alcanzar esa etapa de la vida, justamente, para poder realizarlas. Una de ellas es salir regularmente, sin tener que pedir permiso a nadie; sin rendir cuentas a los demás. Pues bien, reiteramos que a B no le agrada ello. No sólo no le agrada: se asusta cuando se lo proponen Sigue leyendo

CUESTA EL DESPERTAR

Despertar

    Cierta mañana, un joven se hallaba en una especie de pasillo de escuela, cuando oyó una potente voz, y bastante familiar para él. La misma anunciaba que el cementerio municipal de la capital de Misiones[1] se estaba reorganizando. Que reubicarían los cadáveres enterrados hace mucho tiempo en una suerte de nichera. Todo esto a los fines de obtener más espacio en el lugar, teniendo en cuenta que se trata de una necrópolis muy poblada, por así decirlo. Sigue leyendo

LA VIDA DE EBER*

Eber
Durante más de cuarenta años, Don Eber ha sido el propietario de un gran terreno que cimienta su vasta casa, caracterizada por su pintoresquismo… En realidad, solía haber en el lugar una edificación como la señalada, pero ha sido demolida para instalar allí tres o cuatro pequeños cuchitriles a fin de alquilarlos. Esto no le gustó nada al septuagenario Eber cuando apenas era una idea formulada ante él por sus parientes, herederos de sus pertenencias, quienes argumentaron que eso les sería más rentable que el negocio familiar textil, el cual favorecía más a la columna del haber que a la del debe. A él lo llevarían a vivir con uno de ellos y luego, velarían por hallar a alguien extraño que velara por él.

Sigue leyendo

EL TRANSPARENTE

t      Él era un tipo de vidrio sentado en un montículo de tierra cubierto de pasto. Cada vez que ibas a la parada de transporte urbano de pasajeros, lo veías allí (ya que se hallaba enfrente). Siempre, sujetando sus rodillas contra el pecho. Situado detrás de una pared translúcida que colocó el día en que se instaló en el lugar.
Sigue leyendo